este jueves – campaña por la esperanza – pido el voto para los sueños perdidos

En los suburbios de la gran ciudad, el silencio de la noche lo altera  la crepitación  de una hoguera a cuyo alrededor merodean oscuras siluetas  que el resplandor del fuego convierte en sombras trémulas e irreales.  Son las cuatro de la mañana y alguien los ha  convocado a una reunión oculta en aquel taller derruido y abandonado.

Han salido de sus lúgubres guaridas y se mueven como espectros  en la oscuridad  ocupando  bancos de madera y sillas oxidadas  que han acarreado hasta el taller.

Van a celebrar  la asamblea de los sueños,  allí se reúnen los marginados de la tierra, tarados que perdieron la  esperanza, enfermos de  tristezas incurables, gente  sin amor,  locos de soledad,  mujeres vencidas por  golpes invisibles,  vagabundos escondidos en la  noche , todos excluidos, deshechos del otro mundo perfecto y civilizado.

Cada uno con su sueño a cuestas, con la esperanza lejana de encontrar unas manos que aprieten sus manos,  con la misión imposible de que alguien  los ame todavía, con el delirio de que una voz pronuncie sus nombres. Algunos escriben poemas  que pintan de color  sus días tristes y vacíos,  otros se inventan  caricias y abrazos o se imaginan cómo será  la suavidad de un beso.

Solo  varias horas de una noche le basta  para sentirse   distintos, compartiendo su soledad, su pena,  y  su desesperanza. Alguien toma el mando de la asamblea y como un célebre político los arenga desde una improvisada tribuna de hierros oxidados,  arrancando aplausos y risas en la oscuridad, cuando les  grita  que son los otros los  diferentes.

Cuando los primeros rayos de sol traspasan las ventanas sin cristales del viejo taller, huyen despavoridos, ya  oyen a lo lejos el mundo que se despierta, saben que sus fantasías se quedan allí entre la maleza y las flores marchitas que invaden aquel lugar, hasta otra noche en que vuelvan a soñar.

Su campaña por la esperanza se queda allí , en el silencio de aquel taller medio derruido,  alguna rata merodea por la suciedad, a lo lejos aumenta el rumor cotidiano de una humanidad imperturbable y despiadada.

 

Más relatos de Campañas en http://brisadevenus.blogspot.com.es/2016/06/propuesta-para-el-proximo-jueves-haz-tu.html

 

externo-a8e8fa3833ea69884a481bfe4362c8d4

14 thoughts on “este jueves – campaña por la esperanza – pido el voto para los sueños perdidos

  1. Parece una asamblea de ‘Los nadies’ de Benetti, y seguro que hay muchas personas en el mundo así, marginados de este sistema que los expulsa de todos los lugares y se cobijan en sueños. Pero… algún día, algún día se harán realidad.

    Gracias por tu campaña 😉
    Un abrazo.


    • En efecto , una asamblea de la gente que habita la noche… desheredados de esta sociedad que los margina. Gracias y un beso Encarni


  2. Cuenta con mi voto, para estos que son los que más necesitan el apoyo de los demás, que a la vez también tenemos sueños perdidos, aunque entre unos sueños y otros hay diferencias abismales.
    Hay que salir a la calle a reivindicar esos sueños perdidos y a veces robados.
    Oye me gustaría seguirte para ir leyéndote poco a poco, pero no encuentro cómo, ya me dirás.
    Un abrazo


    • Hola Racy, suelo escribir poemas y microrrelatos en facebook (Pedro Pablo Garcia – Pedropa). Y también está el blog “Al final de la noche..mi escondite favorito” (www.pedropablogarciaaparicio.com). También colaboro en la emisora de radio http://www.radiolaguita.com. Abrazos


  3. Enternecedor ese grupo de extraños desterrados, sobrecogedora la ambientación que has pintado para mostrarnos la desesperanza de ese manojo de almas olvidadas que se reúnen con mínimas expectativas, pero con sincera calidez humana.
    Un abrazo



  4. Un relato con imágenes muy potentes…y que siembra la duda de quién son verdaderamente los desheredados, los antisistema, ¿aquellos que se oponen a ser vapuleados o los que roban a manos llenas y se enzarzan en inútiles disputas al amparo del ruido de la mañana?
    Un abrazo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *