Bitácoras de un náufrago ( finales 2012, principios 2013)

 

LUNES

Estoy solo en la casa a salvo de un mundo extraño que me rodea. En la calle llueve muy despacio, casi  parece que no llueve si no fuera por el reflejo de la luz en el suelo. Acabo de despertar y ando aún con un pie en el sueño y otro en la realidad.

MARTES

Los árboles recién podados parecen manos abiertas al cielo, me atrevo a salir a las calles donde sigue lloviendo tímidamente en esta tarde triste de invierno. Las horas se agarran a mi espalda y me arañan con sus uñas afiladas. Vuelvo a la casa huyendo del naufragio y busco en los espejos al niño que fui y solo  reconozco al  muerto que seré.

MIÉRCOLES

Me despierta  la soledad como todas las mañanas y ya no me deja en paz en todo el día,  la tristeza flota en  el  agua que  entra por la ventana  y los cuartos de la casa se inundan de sueños del pasado y de historias viejas de otros tiempos.

JUEVES

Oigo ruido desde mi habitación,  juraría que hay gente  en alguna  parte de la casa. Los días pasan vacíos amontonándose unos contra otros , a veces miro hacia atrás  y veo un niño corriendo con las manos sucias, ajeno al  naufragio que le espera.

VIERNES

Llevo tres días sin ver el sol, el naufragio vuelve, inevitable, aparece por los montes de la cara, avanza por la piel, como una sombra oscura arrasando todo a su paso y se cuela por los ojos abiertos, como un viento veloz,  inundando las estatuas blancas de mis sueños.

SÁBADO

Llueve otra vez y es de noche, las flores nocturnas del jardín se inclinan sobre la hierba mojada y una neblina incipiente se apodera del barrio. Por fin me duermo agarrado a mi naufragio y sueño con un niño dormido bien arropado que no quiere despertar.

DOMINGO

Despierto lentamente en una sala de enormes luces blancas, no hace frío ni siento dolor, la neblina deambula por la Barco de papel habitación y luego penetra en mi cabeza e invade la parte oscura de mi mente blanqueando  mis miedos;  el naufragio se aleja por la ventana y vuelvo   a sentir  la felicidad de cuando era niño

 

 

12 thoughts on “Bitácoras de un náufrago ( finales 2012, principios 2013)


  1. La soledad es lo peor que existe, es como sentirse como un naúfrago, como tipú bien has comparado, y ya solo vives de los recuerdos,
    Un diario muy real.
    Un abrazo


  2. Toda una experiencia mística donde reina la confusión del primer momento, una angustia ante lo que no se percibe del todo pero, al final, la paz, la libertad…
    He intuido una de esas EMC pero con final en el allá.

    Un beso enorme.


  3. Angustia la del día a día en soledad, cuando parece no quedar nada, sólo tristeza y desasosiego. Por desgracia nadie estamos libres de sentirnos así, abrazos.


  4. Naufragio que está en tu cabeza, miedos que te esconden y atenazan, tienes que salir a la luz, allí todo es diferente. Gracias por participar. Un beso



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *