Este Jueves – Historia inacabada

No encontraba la última palabra de la historia. La  había perdido o quizá estaba oculta entre las frases y  otras palabras escritas en aquel montón de hojas desordenadas sobre la mesa.

No recordaba su nombre, no era más importante que las demás, ni siquiera tenía un sonido musical, como sonámbulo, etéreo, o efímero, tampoco poseía  la belleza de la  soledad, el olvido, la aurora o el amor, pero sin ella  no podía terminar su historia. Pensó que era como si a su vida le faltara, de pronto, la infancia, la juventud o tal vez algunos  años sueltos y se hubiese convertido en una vida incompleta. O como si  su cuerpo acabara de sufrir la amputación de un órgano quedando mutilado, aunque esa mutilación fuera invisible para los demás.

Buscó la palabra perdida dentro de su historia, pero entonces tuvo la incertidumbre de que se hubiera escondido en algún lugar de la casa. Desordenó los cajones, los armarios, miró detrás de los cuadros, por todos los rincones de cada habitación.

No encontraba la palabra desaparecida, y comenzó a olvidar  las otras palabras,  su vocabulario se fue reduciendo y en mitad de la noche ya no recordaba  cómo se hablaba.

Abatido gritó a los fantasmas que habitan en la oscuridad y les pidió que leyeran con él la historia de aquel libro, pero no podían llegar hasta el final porque faltaba la última palabra.

En los días siguientes tuvo que  recordar  el sonido de cada  palabra, era como aprender de nuevo  a caminar, el libro quedó abandonado en la esquina de una estantería de la casa, pero ya no pretendía terminarlo, porque tenía la certeza de que el día que lo hiciera, sería el último día de su vida.

images

Más historias de palabras en el blog de Dorotea http://doroteafuldebenke.blogspot.com.es/

8 thoughts on “Este Jueves – Historia inacabada

  1. Buen giro le diste al tema de esta semana…en vez de mencionar una palabra favorita, has realizado una trama que raya en el misterio y suspenso de la búsqueda infructuosa de esa palabra especial y necesaria para terminar algo…y que por el contrario hace que todo las demás se olviden….
    Me ha encantado…



  2. Hubiera sido fácil, simplemente, poner “fin”.

    Pero tu texto envuelve. Se siente esa angustia del protagonista y al final… eso, por qué no decir “fin”.

    Un beso muy grande.


  3. Me deja impresionada tu relato y sin palabras, escribes precioso.
    Dato curioso que coincidimos en el nombre “Al final de la noche”, tengo un espacio que así se llama 🙂

    Mi beso


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *