este jueves un relato – La Ventana

 

   La  enorme ventana ocupa casi toda la fachada de la casa que hay al final de la calle.

   En aquella ventana pasé  largas horas de tardes de invierno interminables, me quedaba ensimismado mirando a la gente de la calle  hasta que se hacía de noche y sus cristales oscuros  crujían con el viento.

   Habité aquella casa  y me asomé a aquella ventana durante tres años, era el tiempo en que había declarado la guerra a la vida y los días  se sucedían  como si fueran el eco sordo de algo ya vivido.

    A pesar de que la cerraba todas las noches, por las  mañanas encontraba la ventana  abierta, como si alguien hubiera entrado o escapado por ella durante la noche.

    Me propuse descubrir aquel enigma y durante un tiempo  dormía  en un sillón junto a ella,  pero mi sueño enredado en los  ruidos de la noche era lo suficientemente  profundo como para no escuchar nada cerca de la ventana, a pesar de que ésta  aparecía  siempre abierta al amanecer.

    Acabé por aceptar que quizá la ventana tenía vida propia, por lo que dejé de preocuparme por ella.

   Cuando comencé a sentir señales de mi vida, volví a escribir y dejé aquella casa y su ventana.

   Han pasado diez años y la casa sigue allí, abandonada,  esperando quizá que  unas manos de hierro la derriben.

    Su ventana de cristales oscuros, iluminada de noche por la débil luz de un farol, aún permanece abierta, tal como la dejé.

    Desde este rincón donde escribo al final de la noche puedo distinguir la silueta de la otra casa con su enorme ventana ocupando casi toda su fachada.

    Creo que es hora de comenzar a escribir la historia que habita dentro de ella.

    Capítulo Primero.

IMG_3155

     Más historias de ventanas en el blog de Maria Jose    http://blogdemjmoreno.blogspot.com.es/

 

 

 

 

.