A veces ocurre

14729_893869517343612_4549747195210482764_n
Un sol de papel se esconde
tras un horizonte dibujado,
febrero se cae de la pared
y vuela a merced del viento
como si se fuera para siempre,
un periódico cargado de noticias
revolotea perdido por el suelo,
alguien me grita
desde las páginas dobladas
de un libro que estoy leyendo,
extrañas cosas cotidianas
que suceden a veces,
mejor olvidarlas,
y meterme en la cama
pensando en una mujer.



A esa hora

10974442_889658787764685_3695599041033398962_o
A esa hora llueve
y la noche parece
una casa deshabitada,
a esa hora siento
el frío incipiente
de la madrugada,
a esa hora
el mundo se encoge
y la soledad 
parece más sola,
a esa hora
alguna ventana
se enciende
y unas sombras 
se abrazan,
a esa hora,
me apetece 
estar solo,
solo 
y en paz.




Amigos

Aquellos tiempos
de días infinitos,
hace ya millones de días,
asaltábamos las calles
con el balón en una mano
y la sonrisa en la otra,
tardes de futbolines,
horas muertas
en las máquinas del bar,
los primeros ligues,
algunos besos furtivos,
un rincón , un portal,
éramos un ramillete
de corazones intrépidos,
tiempos difíciles
que supimos respirar.
Hoy tenemos
las miradas cansadas
de tantos inviernos,
pero el tiempo
que todo lo cambia
no pudo con nosotros,
y seguimos
mano con mano
haciendo cuadrilla,
como en aquellos
viejos tiempos
de días infinitivos.


Nunca duermo solo


Desde un lejano día
que me dejaron solo,10830938_883686481695249_3016618195813486258_o
solo con mi vida,
solo con mis años,
creo que era otoño,
ya ni lo recuerdo,
desde aquel lejano día,
nunca duermo solo,
duermo con las horas
que forman la noche,
duermo con el viento
que toca mi pelo,
duermo con mis sueños,
duermo con mis dudas,
duermo con mis perros,
y a veces,
ni duermo