LOCURAS

Hoy traigo
pequeñas LOCURAS
tan necesarias para vivir,
LOCURAS bajitas
con los ojos abiertos
de par en par,
LOCURAS de amar
también de llorar,
LOCURAS de besos en la lluvia,
de desnudos al amanecer,
LOCURAS de palabras sucias,
de sueños con mundos de paz,
LOCURAS de creer en la gente,
de no creer,
de dormir abrazado a mi perro.
Hoy sigo contando LOCURAS
buscando caminos
de otro color.

Pedro Pablo


ESTE JUEVES – La foto de mi calle

En mi calle no había aceras,  ni bancos de mármol, ni puertas de hierro, ni altas ventanas, sólo gente   de rostros surcados por  heridas  de la vida,   caras que ya no recuerdo  porque el tiempo implacable las ha difuminado en mi memoria.

Veo un niño que casi no conozco  corriendo por  esa calle estrecha,  a su madre que lo nombra  desde un  balcón, a  la  vieja vecina vestida de negro atormentada por tantos años de soledad,  a los primeros amigos que se diluyeron en la lluvia de cada invierno,  a los hermanos que un día se hicieron mayores.

Ayer  , fotógrafo improvisado,  hice esa fotografía  de mi calle , y ya nada es lo mismo, la plaza y  los bancos de piedra  más pequeños, menguaron con mis años,  las ventanas cerradas   como los ojos  tapados de un ciego,  la Torre de la Iglesia que espiaba mis juegos  , más triste y  sola, el  patio del colegio con sus invisibles recuerdos pisoteados,  las flores del jardín pálidas y sin aroma, la gente que pasa  con miedo  y  que no se deja fotografiar,  los  primeros  besos escondidos y olvidados en un rincón, las antenas tan altas que se enredan en el  cielo.

No sé porqué en mi calle el mundo ha pasado de largo y la lluvia ya no golpea , como antes, los viejos adoquines de barro.

Esa es mi calle fotografiada desde mi soledad.SAN JUAN

Hay más fotos de tu vida en http://alfredo-laplazadeldiamante.blogspot.com.es/



Faltan palabras

10375130_783076858422879_6116616512204070941_nEsta noche
me faltan palabras,
mi sombra me llama
en silencio,
la brisa nocturna
me trae recuerdos
sin nombre,
la soledad me acompaña
en este anochecer solitario,
la luna ilumina enorme
la oscuridad del refugio,
pero esta noche
no se me ocurre nada,
esta noche
me faltan palabras.


Tu nombre

Me dijiste tu nombre
para que lo olvidara,
me enseñaste
un camino de colores
para que me perdiera,
me clavaste tus ojos
de fuego
para rompermePENTACON DIGITAL CAMERA
el corazón,
en la penumbra
de la habitación
contaste en silencio
historias de otros
mundos,
los sudores perfumaron
tu risa desnuda,
al final de la noche
te fuiste
para siempre,
y olvidé tu nombre
y no recuerdo
tus ojos


Ropa sucia

Tarde de limpieza,
ordenando recuerdos,CA94~Charlie-Chaplin-in-A-Dog-s-Life-Posters
barriendo tristezas,
desempolvando viejos poemas,
bañando naufragios,
cepillando soledades,
rebuscando abrazos en los cajones,
ahuyentando fantasmas escondidos.
Al final de la noche
me he dado cuenta
que aún hay
mucha ropa sucia sin lavar.


CUENTO INFANTIL – Hache, Dos y O

images

Eran tres hermanos que vivían dentro de  una gota de agua  de una charca que se había formado con las últimas lluvias. El mayor se llama Hache, el mediano Dos y el pequeño O,  aunque este orden se debe a su tamaño y no a razones de  edad, ya que nacieron el mismo día al  caerse  de  una nube que se oscureció y se convirtió en tormenta.

Se levantan temprano ya que  es la mejor hora del día para  cazar  su alimento que consiste básicamente en gusanos, larvas de cangrejo, bacterias, huevos de pescado y algas,  que almacenan en una microcápsula    a modo de despensa.

Dentro de la gota conviven con amigos, con los que forman grupos a  los que  llaman colonias. Aunque son muy diferentes entre ellos, redondos,  ovalados,   alargados y algunos con formas muy extrañas ,  se respetan y no bromean sobre su aspecto físico , precisamente  nuestros protagonistas  , los tres hermanos Hache, Dos y O  muestran una facha un tanto peculiar,  son alargados y con dos cabezas cada uno, por lo que cuando se les ve desde lejos parecen seis en lugar de tres.

En otoño la charca es invadida por multitud de hojas caídas de los árboles de un bosque cercano, los tres hermanos y sus amigos se encaraman sobre ellas y se imaginan tripulantes de  enormes barcos que los transporta a países lejanos, en realidad de un lado a otro de la charca.

En invierno la charca crece inundada por las frecuentes lluvias, es la estación más feliz para los  hermanos ya que es como vivir en una enorme ciudad con abundante comida y no paran de conocer a  nuevos amigos que caen del cielo, además ayudan a los campesinos a regar los campos y a miles de personas que necesitan de los frutos para vivir.

En primavera el estanque se colma de colores ya que todas las flores del bosque se acercan a mirarse en sus aguas transparentes.

Pero llega el verano ,  la charca se calienta y  va menguando hasta convertirse en un pequeño charco en el que apenas pueden moverse nuestros amigos. En la estación estival  la comida escasea, los gusanos y las algas mueren de sed, y el pánico se apodera  de  Hache , Dos, O y el resto de sus amigos, que no saben cómo poder  sobrevivir a la sequía.

Un día en el que un sol  poderoso calienta  sin piedad el pequeño charco,   nuestros amigos creen morir de sed, pero  de pronto  comienzan a elevarse lentamente convertidos en vapor yendo a reunirse con miles de gotas de agua iguales a la suya en el cielo azul de la mañana.

Así pasan los tres hermanos el verano, plácidamente recostados en una enorme nube blanca conducida por el viento.

Pero al cabo de los días se aburren y sueñan con  su charca que ha sido su casa durante el invierno, el otoño y la primavera.

Sus sueños se cumplen un día gris cuando su nube se oscurece, el viento sopla con fuerza y un tremendo aguacero los arroja sobre la tierra en forma de lluvia formando un  gran estanque.

Había vuelto el otoño.


Agosto

Despierto
como si resucitara de un sueño,
es como volver a la vida
después de toda una noche
con la muerte.
En el mundo91550_829871772_pekitawb7_H204014_L
sigue la sangre,
la crueldad,
las bombas,
el espectáculo bochornoso
de la humanidad,
cierro la tele ,
apago el periódico
y me quedo desnudo
entre las sábanas,
esperando un milagro
de este domingo
intensamente azul

 

Pedro Pablo


Perfiles

Ya escribía de pequeño,
era como sacar afuera esas mariposas que revoloteaban nerviosas en mi interior.
Ahora escribo para poner un poco de magia y fantasía en mi vida.
Me gusta despertar con la brisa de la mañana,
tomar el primer café en el bar del barrio
y perder el autobús de las ocho.
Nunca duermo solo,
me encanta el olor de un libro nuevo
y sólo me derrota la mirada dulce de mis perros.
También me gusta la lluvia,
el color de las rosas ,
el olor de la gente
y hace unos años me enamoré de Lisboa

 

Pedro Pablo994965_630970563633510_698368578_n